Álvaro Núñez, Cuvillo, “El público sabe cuando tiene que ir. La taquilla es una pedazo de aficionada a la que no debemos subestimar”.

Hoy hablamos con Álvaro Núñez, ganadero de Cuvillo. Un hierro que ocupa un puesto principal en el toreo y cuyos toros han protagonizado momentos históricos como el indulto de Arrojado en Sevilla. Con Álvaro Núñez hablamos de su hierro y de su visión de la fiesta de los toros desde la presión y responsabilidad de figura de las ganaderías.

¿Para ser buen ganadero hay que ser buen aficionado?

Sobre todo hay que tener dinero. Hay que ser aficionado pero hay de todo. Más que afición hay que hablar de vocación. Los que tienen afición se mantienen pero para funcionar debemos hablar de algo vocacional.

¿En su caso hablamos de vocación?

En mi caso, el de Victoriano, Victorino, El Pilar… es algo vocacional y supone vivir por y para el toro. Los que te he citado viven para el toro.

Habla de vivir para el toro, ¿se puede vivir del toro?

Sí, cuando tienes un producto bueno. Si tu producto es comercial es que algo bueno tiene. Todo va de la mano a lo que me preguntabas antes de la vocación. Solo te respetan si tienes vocación y mucha afición, no puedes estar por aparentar. La gente del toro respeta a quién vive y cuida su ganadería de manera vocacional. Para que un hierro sea comercial lo importante es el producto y para que sea bueno debes tener clara tu idea y saber que tienes rachas. Es esencial la vocación porque seleccionas un producto que tiene un gen de carácter recesivo y luchas para que tu toro haga frente a su tendencia natural a defenderse. Esto requiere muchas cosas.

¿Me podría definir el concepto de bravura para usted?

Crecerse al castigo. Ahora bien, ¿qué es lo que más castiga al toro? la muleta. No hay mayor castigo para un toro que la sumisión, que le obliguen en la muleta sometiéndole.

El otro día hablamos con Justo Hernández -Garcigrande- y nos decía que no separa a la hora de seleccionar entre los tres tercios ya que el toro que es bueno lo es por completo.

El caballo me importa un bledo, para ahormar la embestida sí, pero no para seleccionar. ¿Todos los toros mansean al caballo? No. Si seleccionas entrega lo haces con un animal que la tiene para todo. Me gustaría que mansearan más en el caballo para que llegaran con más en la muleta. Para uno manso que se ve, se ven cien bravos en el caballo ya que en el caballo embisten más que a la muleta, tercio en el que embisten menos. Lo que debe un toro es embestir bien, defendiéndose no se deja someter.

¿Mansean más en la muleta que en el caballo?

En Valencia fueron 40 bien al caballo de 42 y en la muleta embistieron bien los restantes, 6-7. Muchos acometen, se mueven pero eso es distinto. El movimiento tapa defectos en la muleta pero la buena embestida es cuando se mueve del embroque hacia adelante.

Hablemos de un tema muy en debate ahora, el indulto.

El toreo es de los pocos artes en el que el público es partícipe. Ellos eligen que el toro se ha ganado la vida y eso para mí es el mejor resumen sabiendo que para la selección es otra cosa. Al indultar el público hace de ganadero. Hay toros que para mí son de indulto y no se les pide como es el caso de Illescas. Indultaron el de Manzanares -José Vázquez- y el que lo merecía era el de Morante.

Lo bonito del toreo es esto, son apreciaciones personales y te estoy diciendo mi opinión. Yo pienso que lo difícil es embestir del embroque hacia adelante, empujar. Lo que exige bravura es embestir bien y lo que exige valor es torear bien.

Habla del público como ganadero, no siempre coincide con la del ganadero, ¿no?

Casi siempre tienen virtudes pero todo es relativo. Una cosa es la idea que yo tenga en la mente, otro es lo que tienes en casa y otra distinta, a veces, es lo que te sale. La teoría la tengo clara pero lo difícil es llevar esa idea a la práctica. Hay años mejores que otros y en algunos de ellos te salen varios toros que se acercan a tu ideal, te estoy hablando de 7-8. Esto es muy difícil.

El maestro Tomás Campuzano nos habló de que había que separar la idea del indulto como premio del indulto con el animal padreando.

Lo ideal sería que el ganadero estuviera de acuerdo. Tienes 20 sementales y 5 de ello son los que más se acercan a lo que a ti te gusta. Si te indultan uno mejor que esos 15, te vale, aún sabiendo que no es lo que a ti te gustaría como ideal buscado. Nunca debes olvidar tratar de encontrar el ideal de toro que tu buscas.

Antes me hablaba de la diferencia de opiniones como algo de lo más bonito del toreo, ¿cree que se ha perdido el respeto a la diversidad de opiniones?

No, hay de todo. Yo admito todo los criterios y aunque yo tenga el mío es necesario que cada uno tenga el suyo. Hay aficionados que desprecian a los que piensan distinto pero hay otros que sí escuchan. Cada uno tiene su teoría y es bueno, siempre que sea respetuosa. A mí los cánones es algo que no me interesa. El toreo ha avanzado de la mano de toreros que se los han saltado, hay que tener la mente despejada. El toro es una creación del hombre y hay que dejar al libre albedrío del ganadero al igual que del torero para torear. El público es el que debe juzgar y los ejemplos de figuras como Manolete y Belmonte son una demostración de cómo triunfaron quiénes se saltaron los cánones.

Cómo ganadero figura, ¿se siente más presión al ser un hierro que matan las figuras de a pie?

Sí, hemos pasado épocas buenas y malas. En las malas tienes problemas pero no esperan de ti cosas muy buenas, en las buenas épocas sí, te están esperando. Nosotros sabemos que son los toreros los que llevan gente y no nosotros. De los toros depende que aquello salga bueno o malo. Esas tardes de José Tomás o de Resurrección tienes una responsabilidad muy alta. A la hora de seleccionar le doy mucha importancia a esto. Nosotros buscamos un tipo de toro que tenga virtudes y que cuando sea un toro medio permita el triunfo en manos de una figura. Buscamos que el toro mediano le valga a la figura para triunfar. Eso necesita unas determinadas virtudes y formas de embestir. Yo sé como ha sido el toro, la critica no es que no me afecte, es que soy más cruel que todas las criticas.

Su toro tiene una presencia, podríamos decir, terciada, ¿le afecta el tipo de toro que se pide en la actualidad?

Es un toro terciado, le busco así. El toro que me llena es el mediano, el animal de raza es así. No es que embiste más es que embiste mejor. Siendo fino es más flexible, deja que el toro le de forma, esta es la esencia del toreo. Eso es lo que buscamos: un toro fino, elástico, que no tenga pelota en el morrillo -esto hace que el toro sea rígido y embista en línea recta-. Los aficionados nos enamoramos de la faena en el que el torero somete la embestida y le da forma al toro. Esta es la esencia del arte.

Pero eso complica lidiar en plazas de primera categoría.

Más que ir a plazas de categoría buscamos ir a espectáculos de categoría. Jerez es de segunda y el ambientazo fue enorme con José Tomás, hemos ido a esos espectáculos y, salvo en San Sebastián, no eran plazas de primera. Debes ir dispuesto a que vas a pegar un petardo. Hay que buscar el toro que te llene y que haga que la fiesta avance. Cuando te hablaba de la vocación es porque tienes que tener un proyecto y saber que habrá mil frustraciones pero teniendo clara tu idea que cimenta el proyecto.

Para acabar, cuando me habla de esas tardes especiales, ¿no cree injusto que se deje en un segundo plano al ganadero en días así siendo pieza esencial del éxito del festejo?

El torero no puede hacer nada sin materia prima. Nosotros asumimos el papel secundario de cara a la gente pero no para mí ni para los toreros, ellos saben que somos prioritarios para ellos. Para mí es prioritario nuestro papel, tanto que se paran las ferias en su confección y tenemos que llevar dos corridas. Para la gente puede ser secundario. La gente va a ver a las figuras, no nos importa que no vayan a vernos, se demostró en Sevilla.

Las corridas toristas eran formas de abaratar el abono. Sevilla, Castellón… han demostrado que la gente acude a ver a los toros pero con toreros. Sin figuras no han ido. Hacen falta tanto aficionados como público. El público sabe cuando tiene que ir, la taquilla es una pedazo de aficionada a la que no debemos de subestimar. La variedad es fundamental, a las toristas las respeto. Si todos fueran como la nuestra, no habría variedad y sería más aburrido.

También te podría gustar...

5 Respuestas

  1. tauroverdad dice:

    Si un toro solo vale para la muleta nos cargamos la fiesta y punto, mas toros bravos y fieros y menos ovejitas.

  2. Baena A. dice:

    Ya es aburrido ver la misma faena edulcorada de las figuras. Ya uno sabe que viene un quite por gaoneras y tafalleras. Manolete as “ajustadas” bernardinas. Lo mismo cada vez. Y el torito pasando casi angelical mente. Es mi parecer.

  3. Tauroverdad dice:

    Pues hoy se ha visto lo que busca ganadero, toros bobalicones en el caballo y sin fuerza. Una pena..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *